Visita www.mentesdeacido.es

sábado, 26 de mayo de 2012

Soul Bisontes (Discografía completa)


Artículo de Antonio Ramírez

    Os ofrecemos aquí la reseña de todos los trabajos editados por Soul Bisontes hasta la fecha, completadas con críticas de los medios en el momento de editarse cada disco. 




Corazón Veloz

     Tintín García: Batería y voces

     David G. Bonacho: Farfisa y grito.

     Alberto Sobórnez: Bajo

     Pablo Cobollo: Voz, guitarra y armónica.

    [EP vinilo, Zumbido / Clan Orate 1992]: “Retorno a las Cavernas”, “El Vagabundo (era yo)”, “Puñales de Amor”, “Corazón Veloz”. [música y letras de P. Cobollo]. Grabado en Estudios Demo. Producción: Soul Bisontes y Tores.

    Ante todo, habría que señalar cuanto se nota que la banda estaba todavía buscando su sonido cuando grabaron este EP. Pero aun así ya pueden apreciarse muchas de las características que harían de Soul bisontes un grupo tan especial, destacando entre ellas las letras surrealistas y ebocadoras, intensamente poéticas y sardónicas a la vez. Musicalmente nos adelantan también muchos de los ingredientes de trabajos más maduros: psicodelia garagera en forma de canciones rebosantes de Farfisa, punzantes guitarras y ritmos cambiantes, cierto aire circense e impredecible. Aquí se nota una tendencia sin duda mucho más beat, pero siempre pasada por el filtro de un “punk” alucinado, más natural que militante, tal y como unos Flechazos que hubieran caido en las redes de la psilobicina y la mala leche. Aun siendo un trabajo practicamente autoeditado y que se ha hecho con pocos medios, la producción no es demasiada mala.
     Las cuatro canciones que componen Corazón Veloz son lo suficientemente interesantes como para tenerlas a todas en cuenta, pero entre ellas destacaré la que da titulo al EP: “Corazón veloz”. Seguramente sea este tema el que más se acerque al sonido posterior de Soul Bisontes: tóxica a la vez que lírica. Además de ser el tema más guitarrero y psicodélico de la selección, muestra también cierto tono melancólico y mágico que lo hace irresistible.
     En suma, un disco logicamente más irregular que los que llegarán despues, que quizás no guste a todo el mundo -y eso es normal tratándose de Soul Bisontes, un grupo extremadamente personal- pero que es imprescindible para entender la posterior evolución del grupo. 


* * * * * * * * *

    Críticas de prensa.  “Con sólo un año de funcionamiento, los Soul Bisontes demuestran tener algo que es hoy frecuente echar de menos en los grupos nacionales: personalidad. (..) inconfundible sello <<cosmicodélico>> que les proporciona su máximo atractivo.>>[ Manuel L., Ruta 66. septiembre 1992]. ** “Con garantías punk, psicodélicas o sixties, Soul Bisontes ofrecen una de las más interesantes proposiciones del beat recalcitrante, cantado en castellano.” [Jon Landau. Diario Deia, Euskadi, 1992-08-21] 


_______________________________________________________________________




Vértigo Peninsular

     Titín Garcia: Batería y voces.

     Gregorio Karman: Farfisa y piano

     Albertín Sobornez: Bajo

     David G. Bonacho: Violín.

     Pablo Cobollo: Voz, guitarra, banjo y armónica

   [LP, Alehop! 1994]: “El Telescopio de Jeremías”, “Los Sonidos de la Charca” “T.V. Rota”, “Muchacho Violeta”,”El Moscardón”, “Nadie nace domesticado”, “Vértigo Peninsular”, “Todas las tardes”, “El Autoestopista”, “Lluvia de soles”, “Otoño mal calculado”, “1976 (La banda de los Perros Eléctricos)”, “Agua Fuera de Casa”, “Ojo de Pez de Vecindario”. [música y letras de P. Cobollo, excepto “Vértigo Peninsular”, música de G. G. Karman, T. G. Albuerne, P. Cobollo, y “Agua fuera de casa”: letra de J. P. Corcobado] Grabado en los estudios Gates. Producción: Soul Bisontes, P. Cobollo y Julián Cabezas.

     Este es el primer largo de soul Bisontes y la evolución respecto a Corazón Veloz es más que evidente. Con solo una primera escucha se percibe que estamos ante algo diferente a cuanto hay en la escena musical -la de ese momento y la de ahora-. Vertigo peninsular no es solo un gran disco, es con seguridad una de las pocas muestras de psicodelia realmente original hechas en nuestro pais, ya que con este disco depuraron el sonido al máximo hasta llegar a un estilo extremedamente personal e inimitable. Claro, las influencias están ahí: garage, algo de rock progresivo, cierto sonido indentificable a los Doors más coloristas, todo pasado por un inevitable aire castizo -debido , entre otras cosas, a la peculiar voz de Cobollo-. Toda esa amalgama se transmuta en Soul Bisontes. Las letras son imprescindibles para entender este carácter tan personal. Por esa época -mediados de los noventa- hay una de proliferación de grupos que echan mano de un cierto surrealismo para escribir sus temas: Corcobado -que de hecho colabora en la letra de “Agua fuera de casa”, incluido en este disco-, 713 amor, Virgenes adolescentes, etc. Pero mi opinión es que, a diferencia de los otros, Soul Bisontes no lo hace en un sentido tan mórbido y oscuro, ni caen en cierta pose malditista que al final puede ser tan superficial, o más, que la de otros grupos más convencionales. Para Soul Bisontes, el surrealismo y la poeticidad de las imágenes, absurdas pero provistas de una lógica misteriosa, llenas de conexiones e iluminaciones imprevistas, se ponen al servicio de una lírica ciertamente meláncolica, del canto al desamor, de la expresión de la alienación, de la nostalgia por la libertad, pero siempre de una forma que se percibe sincera, que pone toda la carne en el asador. Así pues, las letras de Pablo Cobollo son verdadera poesía, aunque eso no quiere decir que sean inofensivas o meramente introspectivas, en su mayoría son de un talante claramente toxico, subversivas como lo puedan ser la mejor poesía surrealista.
     Todos los temas son destacables, aun así nos referiremos aquí a algunos de ellos:
    Se abre el disco con “El telescopio de Jeremías”, quizás el corte más contundente y ácido del disco, donde destaca desde un principio la guitarra de Cobollo, que con temas como éste demuestra que toca la guitarra estupendamente, aunque nunca tienda a excederse más de lo que considera necesario. Además, la letra es preciosa en su sencillez, como el dibujo de un libro infantil que fuera plasmado con trazos expresionistas y agresivos -en este caso riffs y punteos de guitarra-. Temas como estos son de los que no se olvidan. “Los sonidos de la Charca”, segundo corte, es un canto a la infancia perdida de intensa melancolía, con la que se podría sentir identificado cualquiera que haya crecido en un barrio del extra-radio. El Farfisa, omnipresente, se entrecruza con la guitarra, construyendo un tema que es realmente delicioso y alucinatorio. “El moscardon”, un tema que con marcada ironía hace refencia a la época de Los Moscardones (pre-Soul Bisontes). Es el más marchoso del disco, hasta con cierto aire funky por momentos. “Nadie nace domesticado” es una fabulosa canción, de una tremenda fuerza lírica, donde además hace aparición el violín de David G. Bonacho, que aporta profundidad al sonido. Una pena que no colabore mucho más en este disco. “Todas las tardes”, tema irresistible, sobretodo apoyado en el organo de Karman, que se marca una tortuosa e imparable melodía. Fenomenal también el solo de guitarra. “1976 (La banda de los perros eléctricos)”, tema muy rockero, con una letra que dice cosas como: “1976, usabámos gafas y llevábamos navaja. 1976, año lleno de magia y acción” , mientras suena una guitarra incansable. Gran tema, para un disco aun más grande, que en vinilo me temo ya es muy dificl de encontrar, pero que puedes encontrar facilamente en el CD recopilatorio editado por Zumbido record que detallamos más abajo (que incluye también el EP Corazón Veloz y temas raros o inéditos).


* * * * * * * * *

     Críticas de prensa. “(Con su primer disco grande): catorce temas propios [uno con letra de Corcobado] Soul Bisontes han conseguido un sonido personal que ellos definen como “charca sound”, un pop tanto cósmico como campestre.>> [L. Mario Quintana, Guía de Segovia].
      “Compra el disco y verás lo que es ser sencillo y complicado a la vez. Es el debut más impactante del 94 en cuanto a música española se refiere.” [PIN, Espiral]


_______________________________________________________________________ 





La Alcantarilla del Paraíso
     Juan Moreno: Bajo

     Titín García: Batería y percusión

     David G. Bonacho. Violín y órgano

     Pablo Cobollo: Guitarra y voz

    [CD, Alehop! 1996]: “Yo te quiero”, “Viaje”, “Amapolas Eléctricas”, “Escupiendo amor”, “Lluvia de Hertzios”, “Hombre Televisión”, “Silbando a los muertos”, “Mentes Desabrochadas”, “Árboles, Bujías y Chicle”, “Muchacha de ojos tristes”, “Narcosis Lunar”, “El viento y las tormentas no son lo que parecen”, “Viernes”. [música y letras: P. Cobollo]. Grabado en los estudios Rock Soul. Producción: Carlos Torero y Pablo Cobollo.

     Con La alcantarilla del Paraiso Soul Bisontes da un salto aun mayor en cuanto a calidad, personalidad y libertad en el planteamiento de su música, consolidándose más, si cabe, como uno de los grupos más originales que ha visto este país. Continuan la misma trayectoria apuntada en Vertigo Peninsular, pero elevada a la décima potencia. Profundizan aun más en lo psicodélico, mostrando más cercanía todavía al rock ácido de los 60 de grupos como The doors, Spirit o Love, pero siempre con un sello tan personal que se hace dificil encasillarlos en un estilo determinado. Por lo cual, este disco es una constante sorpresa, una aventura sónica, que nos lleva verdaderamente a “tierra de nadie”, tal y como nos dice Cobollo en su texto En Órbita, incluido en este dossier. Cada tema es una puerta a un ricón perdido en la cabeza de Cobollo, que parece repleta de humor negro e intensas imagenes alucinatorias, pero también de fuertes emociones y un sentido poético admirable que sabe expresarse a muy diferentes niveles.
     La calidad de los músicos es patente y logran sonar realmente compactos, Juan Moreno y Titín García forman una base rítmica más que efectiva, dado los constantes ritmos de las canciones. Bonacho reparte con más generosidad su violín por todo el disco, además toca el órgano de maravilla. Y Cobollo toca la guitarra como quiere, además de cantar mucho mejor. Todo esto permite canciones más desarrolladas y plasmadas con mucho más soltura, todo para el disfrute del que ha sabido caer en las garras de este grupo y su poesía tóxica. Este disco es mucho más rockero que el anterior, con mucha más presencia de la guitarra y de tempo mucho más acelerado en general.
     Si en Vertigo Peninsular se hacía dificil destacar un tema sobre otro, en este disco lo es aun más:
     El disco se abre con “Yo te quiero” canción de amor con tintes psicóticos y obsesivos : “ ...Como la sangre de mis manos, pinta las guitarras, asi yo te quiero”. De un sonido muy ácido, con grandes cambios ritmos, el órgano de Bonacho y la guitarra dan un recital al final del tema. Despues llega “Hombre televisión” tema muy rápido, con una estupenda batería y percusión, una canción bastante potente y que demuestra hasta que punto estan compenetrados. “Viaje”, cuarto corte, muy psicodélico, más tranquilo que los anteriores y con una sección central fabulosa, realmente extraordinario este tema. “Silbando a los muertos”, otro tema muy movido y más garagero, con una letra genial. Es una canción fuertemente adictiva que se meterá en tu cabeza sin darte cuenta. “Arboles, bujias y chicle”, quizás mi preferida de este disco, de un gran sentido del humor y seguramente el tema más tragicómico del conjunto, casi se ve uno al coyote y al correcaminos a toda velocidad, siempre sin descanso. Por si fuera poco, hacia el final, Cobollo nos regala un corto pero fabuloso solo de guitarra. ”Muchacha de ojos tristes” es un corte excepcional que abre con un violín que pone los pelos de punta, sin duda aquí se detecta una cercanía al rock progresivo, que une con “Narcosis lunar”, otro tema con mucho violín e igualmente de un desarrollo muy currado. 


* * * * * * * * *

     Críticas de prensa.  “(Para) definir el trabajo de esta indefinible banda madrileña, nada mejor que el título de uno de los temas de éste su segundo álbum: mentes desabrochadas. Practican la psicodelia, sí, pero dentro de una forma tan angustiosamente naif -valga la contradicción- que la trascienden; se entregan a excesos que terminan por enganchar. Con la imaginación arreglística que les caracteriza desarrollada a placer y con tiento, poseen ese punto de extrañeza y controlada experimentación que les hace únicos aún moviéndose dentro de las mencionadas coordenadas estilísticas, y sin duda las letras contribuyen poderosamente a esa sensación de fluida excentricidad, con su tono entre el surrealismo, la visión lisérgica y la poética de Lewis Carroll. Un cúmulo de sugerencias que precisan de varias escuchas para sacarles todo el jugo y deberían abrir las orejas de todos aquellos con ganas de probar manjares diferentes.” [ José Boix, Ruta 66. Mayo 1996 ].

      “Amar a los Soul Bisontes es amar el rock and roll como a la vida misma. Reunen todo aquello por lo que esta música se hace querer. No lo dudes; discos como éste sólo se editan una vez en la historia.” [Manolo Contreras, Trajín, diario cultural de Valencia. 19 de abril de 1996].

      “(...) cabeza le falta a Soul Bisontes para darse cuenta de que su psicodelia fusionera aburre más que hipnotiza.” [Xavier Cervantes, Rock de Lux, Mayo 1996. (Sobre una actuación en un festival Alehop! en Barcelona, donde se presentaba el CD).

      “Por encima de cualquier calificativo lo primero que se puede decir de los madrileños Soul Bisontes es que son distintos, únicos y originales. Eso por encima de todo. Y ya sé que no es ésta una forma muy imaginativa de comenzar un artículo, pero si suele mencionarse casi siempre, ¿por qué no dejarlo claro cuando por una vez es totalmente cierto?. Aún admitiendo su conexión con el rock psicodélico, se hace difícil encontrar un reflejo anterior de tanta locura, surrealismo, elegancia, colorido y melodía.” [Marco Maril Pardo, Vibraciones Pop, n°20 , (Santiago de Compostela) abril de 1998] 
_______________________________________________________________________  

 



Magia Cotidiana


     Ivan Rodriguez: Bajo y voces.

     Micky Jimenez: Órgano, piano eléctrico y silbido

     Nacho Alvaro: Batería y percusión.

     Pablo Cobollo: Guitarra , voz y armónica.

    [EP vinilo, Alehop! / Zumbido 2005]: “El Sabotaje de las Gominolas Parroquiales”, “QQQQK”, “Piloto”, “Magia Cotidiana”. [Música y letras de P. Cobollo]. Grabado en DGR Sónica. Producción: P. Cobollo y Ramón Moreira. [asistente: Jonston].
    Tras 9 años sin grabar, Soul Bisontes ha vuelto en 2005 con este EP en vinilo con cuatro estupendas canciones, y es de esperar que no vuelvan a tomarse un descanso porque sin duda han retomado su labor con renovado ímpetu. En este nuevo trabajo nos encontramos unos Soul Bisontes aun más tóxicos y rockeros, con una multiplicada acidez que se traduce en textos sensiblemente más hirientes y en un sonido mucho más psicótico y truculento. Por otro lado se nota una intención muy progresiva, se intuye que tras esta explosión psicodélica, ultra-garagera y hasta punk, hay un sonido bien medido y estudiado, pero que de sobra logra sonar espontáneamente. Como en trabajos anteriores, hay impredecibles vuelcos de estilos, intrincados cambios de ritmo, aunnque Cobollo escupe ahora sus letras con una actitud mucho más agresiva. El resultado de todo esto es un grupo que se mantiene como una propuesta de gran originalidad, todavía únicos, pero siempre sin caer en meros experimentos ni cediendo ante la electrónica. Por ello, aunque Soul Bisontes no hace una música para todos los gustos, al fin de cuentas habría que señalar que lo que Soul Bisontes hace es rock, psicodélico, raro e inclasificable, pero rock. Y propuestas como la suya son las que mantienen vivo este estilo.
    Los cuatro temas son muy buenos. Se abre el EP con “El sabotaje de las gominolas parroquiales”, un corte que ilustra perfectamente este paso hacia un sonido más crudo y psicótico, literalmente tóxico. El órgano burbujeando por debajo de una manera que se me antoja “radioctiva”, la guitarra incansable en todo el tema; mientras, de vez en cuando, hace su entrada un saxo alucinado (cortesía de Juan Moreno) y el toque del fiscorno (a cargo de Titín García). “Piloto”, primer tema de la segunda cara es más cercano a la etapa de La alcantarilla... y muy progresivo, otro ejemplo de como Cobollo no se conforma con hacer temas lineales o facilones. Cierra el EP “Magia Cotidiana”, tema rebosante de humor negro y nuevamente de una gran acidez en el sonido, con una guitarra altamente saturada. El resultado es un canción que calificaría de onírica, o más aun, de pesadillesca.
    Estos cuatro temas piden más, muchos más. Esperemos que el grupo se anime a registrar un largo dentro de poco y nos haga disfrutar otra vez con su inimitable psicodelia.


* * * * * * * * *

    Críticas de prensa.  “Hace unos 7 u 8 años que ser fan de los Soul Bisontes era un orgullo, un vértigo peninsular. Regresan con este EP en vinilo y (como era de esperar) no han perdido nada de vigencia; si acaso algo más progresivos, pero son inmortales. Ningún otro en España ha asimilado el concepto de psicodelia de extrarradio de forma tan arrebatadora. (...) Cuatro canciones que son una mina de recursos.” [ F. Gegúndez, Ruta 66. septiembre 2005]


_______________________________________________________________________  


Los moscardones / En órbita
    Zumbido (Doble CD) 2006

   Zumbido pone en circulación este mágnífico doble CD con material inédito de un músico muy especial de la escena española: Pablo Cobollo. Son 39 temas en total que se reparten entre Soul Bisontes y el anterior proyecto de Cobollo: Los Moscardones. Todos son cortes extraidos de maquetas, con calidad de sonido variable y con material que como decimos nunca se ha publicado salvo por algunos cortes que son primeras versiones que después aparecieron en los discos con arreglos muy diferentes.
   Toda la magia y el colorido de las composiciones de Pablo se hayan en estas grabaciones, incluso me atrevería a decir que de forma intensificada, en estado puro, ya que suenan con toda la espontaneidad y fuerza propias de las maquetas. Por descontado está también presente la poética de unas letras sublimes y surrealistas, donde la vida cotidiana se metamorfosea a través del poder de las palabras, desgranadas por una voz que para nada es virtuosa, pero que engancha y ya no podemos imaginar sonando de otra forma siendo Soul Bisontes lo que está en el aparato de musica.
    El primer CD se dedica a Soul Bisontes, con 23 grabaciones que van desde 1992 hasta 2005. De ellas destaré unos cuantas. De la época más reciente (2005) está “En Órbita”, que es un potente rock con aire bastante macarra y con abundantes toques de un super órgano radioactivo. “Antes del Diluvio”, algo más lento pero muy guitarrero, que cuenta con un estribillo impresionante. También ”Levantador de Pesas” que es un tema francamente melancólico y triste, con una letra preciosa y una música circense que podría recordarte a los Doors más teatrales. “La Pequeña Mary” tiene también una atmósfera de puro rock ácido californiano de los 60, con una melodía estupenda y otra vez mucho órgano.
    De las sesiones del 2003 destacaría “Fuga del antemediridiano” gran corte con muchos cambios de ritmo y un buen trabajo de la base rítmica y la guitarra a lo largo de toda la canción, además de contar con una magnífica letra. “Transistor en el desierto” también presenta muchos cambios y una parte instrumental final muy conseguida. “Alice in Madrid” es un blues bien ejecutado y una letra que parece un ajuste de cuentas con una mujer. A partir de la mitad entra una soberbia guitarra y lo que era un blues se convierte en algo mucho más psicodélico.
     Después vienen varios temas de sesiones que van desde 1991 a 1995. De éstos destacaré: “Alma de Bisonte”, que es fenomenal y me encanta, con un toque que podríamos definir como funky-retro, con un ritmo muy marchoso y una muy buena combinación de órgano y guitarra. “Chico Cósmico” es más psicotrónico y elaborado, con abundantes cambios de ritmo y más apoyado en los teclados, aunque al par de minutos entra un solo de guitarra bastante largo y enrollado. “El telescopio de Jeremías”, primitiva versión de uno de los mejores temas del “Vértigo peninsular”, también aquí es muy guitarrero aunque sonando diferente, con coros y otros arreglos distintos. La letra de “Himen del Universo” es fantástica y termina así: “El Himen del Universo es en realidad el tiempo y nosotros lo desvirgamos al nacer”. “Narcosis”, maqueta de un corte de “Alcantarilla del Paraiso”, con un órgano increible que da gusto escuchar; el tema suena aquí algo más lento que en la versión definitiva.
   El segundo CD supone también un documento de gran interés para todos los fans de Cobollo. Como decíamos está dedicado a Los Moscardones, grupo anterior a Soul Bisontes, mucho más salvaje por orientarse de forma más clara hacia a un garage más descarnado, aunque manteniendo muchos ingredientes psicodélicos tipo Seeds, y también es muy detectable la influencia de un grupo clave de la psicodelia de los 80: Los Negativos. La letras son igualmente muy buenas y con la curiosidad de que algunas canciones están escritas en inglés. Así pues, de estas sesiones de 1988-1990 destacaremos: “Sabastian Bash” que es en parte una adaptación en tono garagero de la “Tocata y Fuga en Re Menor de Bash”. También tenemos a “Setas venenosas”, que tal y como sugiere el título trata sobre una intoxicación con setas alucinógenas y sus consecuencias visionarias. Musicalmente es garage y psicodelia a partes iguales, rápida y muy potente. En todo caso es un buenísimo corte. “La Otra parte mental” va también en esa onda aunque sonando más Doors por el órgano. Es otro corte impresionante. “Ya no te quiero Beybe” es un agresivo artefacto garagero tipo Sonics. “El Predicador” es más cercano al psychobilly, muy rápido y corrosivo con una letra sobre el amor y el Demonio. “The Ocean of Love”, otro trallazo garagero, esta vez en inglés, absolutamente primitivo y atronador ( bestial amalgama de guitarra, órgano y una base rítmica retumbante). Está muy bien, pero... ¡¡nos alegramos de que Cobollo dejara de cantar en inglés!!
    En suma, un doble CD que no te debes perderte si quieres disfrutar de un viaje musical colorido y una letras que son simple y llanamente poesía.  

_______________________________________________________________________  
 
     Exite además un CD recopilatorio (1991-1994) con 24 temas; contiene el primer EP, más el primer LP completo y los temas ineditos de la grabación de “Vértigo Peninsular” que no cabían en el formato vinilo; más “Río de Chocolate”, tema incluido en el recopilatorio de bandas nacionales de Munster Records (1993), y otras canciones inéditas extraídas de maquetas.

     Para más información y pedidos podeis escribir a este correo: zumbido@telefonica.net

     La alcantarilla del Paraiso y Magia cotidiana son relativamente fáciles de encontrar. Para los interesados en el Lp de Vertigo peninsular podeis conseguirlo aun a través de 
Este artículo puede ser reproducido libremente siempre que sea sin ánimo de lucro y cintando autor y fuente 


1 comentario:

  1. De la muy interesante escena psicodélica de los primeros 90 en España.

    ResponderEliminar